puente_libertad_budapest_principios_siglo_20

Suelo comentar a mis amigos que soy cada día más kantiano. No solo, o ni siquiera, por afinidad con el pensamiento del filósofo de Konigsberg como por mi aversión cada vez mayor a viajar. Durante años lo hice mucho, he vivido en seis países en diez años, pero ahora –y quizá precisamente por eso– se me hace tedioso todo: mentalizarme, solucionar la logística del alojamiento, ir a la estación o al aeropuerto, pasar los controles de seguridad (no los rechazo, al contrario, los agradezco), y por supuesto lidiar con la globalización del incivismo que ha supuesto la cultura del viaje como “experiencia inolvidable”. El turista hace con demasiada frecuencia un paréntesis en sus normas de conducta, algo simbólico que a veces se ve apenas se factura la maleta. Lo vemos especialmente quienes tenemos la suerte de vivir en zonas turísticas. Todos hemos caído en esas actitudes, pero tengan claro que si alguna vez creen verme en un crucero sólo hay dos opciones: o no soy yo, o estoy secuestrado. Con todos mis respetos a los que los aprecian, sé que no son lo mío. Hay cosas que no es necesario experimentar para saberlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Antonio García Maldonado

Antonio García Maldonado (Málaga, 1983), es analista político-económico, editor y ocasional traductor. Trabaja como consultor empresarial independiente. Ha sido consultor en América Latina, región en la que ha vivido intermitentemente los últimos años. Ha colaborado o colabora con regularidad en EL PAIS, AHORA y El Estado Mental. Fue redactor de Cultura en infoLibre. Es también redactor de informes en la editorial Acantilado. Pertenece a la red de periodistas culturales de la Fundación García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) Ha traducido, entre otros, a Bob Woodward, al marqués de Sade, a H.D. Thoreau o a Norman Mailer, cuyo libro Miami y el sitio de Chicago, prologó. Ha prologado la reciente edición de Viaje a la aldea del crimen, de Ramón J. Sender. Fue traductor becado del Colegio Internacional de Traductores Literarios de Francia, en Àrles. Antes de eso, fue librero y se licenció en Economía.

Category

Artículos

Tags