tecnosdiscursos

Para más información sobre el libro, pinchar aquí.

Discurso de aceptación de la nominación demócrata presidencial en la convención de Chicago, julio de 1932

  • Este no es un tiempo para el miedo, para la reacción ni para la timidez. Aquí y ahora invito a esos republicanos de nombre, que ven que su conciencia no encaja con los tanteos y el fracaso de los líderes de su partido, a que unan sus fuerzas con nosotros; aquí y ahora, de igual modo, aviso a los demócratas de nombre que entrecierran sus ojos para mirar al futuro con sus rostros vueltos hacia el pasado, y que no sienten responsabilidad alguna por las demandas del tiempo nuevo, que han perdido la sintonía con su partido.
  • Sí, la gente de este país quiere una elección genuina este año, no una elección entre dos nombres para la misma doctrina reaccionaria. El nuestro debe ser un partido de pensamiento liberal, de acción planificada, de visión internacional ilustrada y del mayor bien para el mayor número de nuestros ciudadanos.
  • Por eso vamos a hacer que los votantes entiendan este año que este país no es meramente un país de independencia, sino que está llamado, si queremos salir adelante, a ser un país de interdependencia –pueblo y ciudad, norte y sur, este y oeste–. Ése es nuestro objetivo y la gente de este país lo va a comprender viva en donde viva.
  • ¿Qué es lo que más quiere el pueblo americano? Creo que dos cosas: trabajo, con todos los valores morales y espirituales que lo acompañan; y con el trabajo, un grado razonable de seguridad –seguridad para sí mismos y para sus mujeres e hijos-. Trabajo y seguridad: son más que palabras. Son más que hechos. Son valores espirituales, el objetivo genuino hacia el que nuestros esfuerzos de reconstrucción deberían encaminarse.
  • Nuestros líderes republicanos nos dicen que las leyes económicas –sagradas, inviolables, inmutables- producen un pánico que no puede evitarse. Pero mientras desvarían sobre las leyes económicas, hombres y mujeres pasan hambre.

Discurso toma posesión 4 de marzo de 1933

  • los propósitos mayores nos unirán a todos como una sagrada obligación con una unidad de deber hasta ahora sólo evocada en tiempos de conflicto armado.

Mensaje anual al Congreso, 3 de enero de 1934

  • Ahora que estamos claramente en vías de recuperación, hay líneas que separan correctamente a aquellos para quienes esta recuperación significa un retorno a los viejos métodos –y el número de esta gente es pequeño- de aquellos para quienes la recuperación significa una reforma de muchos métodos antiguos, un reajuste permanente de muchas de nuestras maneras de pensar y, por tanto, de muchos de nuestros acuerdos sociales y económicos.
  • hemos pedido a muchos ciudadanos que abandonen ciertas licencias en sus actividades de negocios para proceder como les apetecía; pero lo hemos pedido a cambio de la protección que el Estado puede dar frente a la explotación por sus conciudadanos o por grupos de conciudadanos.

Charla junto a la chimenea, 30 de septiembre de 1934

  • Aquéllos, afortunadamente pocos en número, que se asustan ante la audacia y se intimidan ante la necesidad de tomar decisiones, se quejan de que nada de lo que hemos hecho era necesario y entraña grandes riesgos. Ahora que están saliendo de sus refugios, se olvidan de que hubo una tormenta.
  • No estoy defendiendo volver a esa definición de libertad bajo la cual durante muchos años un pueblo libre se organizaba gradualmente al servicio de unos pocos privilegiados. Prefiero, y estoy seguro de que ustedes también, esa definición amplia de la libertad bajo la cual avanzamos hacia una libertad y una seguridad para el hombre común mayores que las que haya conocido antes en la historia de América.

Mensaje anual al Congreso, 4 de enero de 1935

  • Los cambios rápidos –la era de la máquina, la llegada de la comunicación universal y rápida y muchos otros nuevos factores– han traído nuevos problemas. […] En determinados momentos, hemos perdido de vista nuestros objetivos humanos finales.
  • la ambición del individuo para obtener para él y para los suyos seguridad, un ocio razonable y una existencia digna a lo largo de la vida, es una ambición que debe preferirse al apetito de riquezas inmensas y de poder inmenso.
  • una dependencia continuada sobre el empleo público produce una desintegración espiritual y moral que resulta fundamentalmente destructiva para el carácter nacional. Proporcionar alivio de esta manera es administrar un narcótico, un destructor sutil del espíritu humano.

Charla junto a la chimenea, 28 de abril de 1935

  • No complicaré mi charla con una multitud de datos.
  • Es hora de dar una respuesta contundente a los cínicos que dicen que una democracia no puede ser honesta y eficaz. […] Critiquen con libertad.

Declaración al firmar la Ley Nacional de Relaciones Laborales

  • trata de eliminar una de las principales causas de una lucha económica irrazonable [DESEQUILIBRIO NEGOCIACIÓN COLECTIVA]

Declaración al firmar la Ley de Seguridad Social, 14 de agosto de 1935

  • La civilización de los últimos cien años, con sus sorprendentes cambios industriales, ha tendido a hacer la vida cada vez más insegura. La gente joven se pregunta cuál será su suerte cuando llegue a la vejez. El trabajador se pregunta cuánto durará su trabajo.

Mensaje anual al Congreso, 3 de enero de 1936

  • La paz está en peligro por causa de unos pocos, no de la mayoría.
  • En las naciones democráticas, la principal preocupación de la gente es prevenir la continuación o el surgimiento de instituciones autocráticas que generan esclavitud en casa y agresión en el extranjero. Dentro de nuestras fronteras, como en el mundo en general, la opinión del pueblo está enfrentada con una minoría que busca el poder. [TRUMPISMO]
  • [EJEMPLO DE PREGUNTAS RETÓRICAS, páginas 152-153] ¿Les diremos a los agricultores, «Se han recuperado en parte los precios de sus productos. Ahora búsquense la vida»?
    ¿Les diremos a los propietarios de viviendas «Hemos reducido sus intereses. Ya no nos concierne cómo se quedan con sus hogares o lo que les cuesta el dinero. Eso es asunto suyo»?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Antonio García Maldonado

Antonio García Maldonado (Málaga, 1983), es analista y consultor político. Actualmente es asesor político y redactor de discursos de la Ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Arancha González Laya. Es ensayista, autor de El final de la aventura (La Caja Books, 2020), editor y ocasional traductor. Junto al jurista Antonio Garrigues Walker ha publicado Manual para vivir en la era de la incertidumbre (Deusto, 2019, 5 ediciones) y Sobrevivir para contarla. Una mirada personal a la pandemia y al mundo que nos deja (Deusto, 2020). Ha sido asesor político y escritor de discursos del presidente Pedro Sánchez durante su primer Gobierno. También ha sido asesor en el Gabinete del presidente del Senado de España para el filósofo y presidente de la Cámara Alta Manuel Cruz. Ha sido analista jefe del servicio de riesgo-país de la consultora internacional LLORENTE & CUENCA (LLYC), además de consultor en América Latina, región en la que ha vivido intermitentemente los últimos años. Fue Business Intelligence Manager de la consultora The Search Group, en su sede central en Belgrado (Serbia). Es crítico de libros de no ficción de El Cultural del diario El Mundo, donde también escribe como analista de política internacional. Ha colaborado o colabora con regularidad en El Confidencial, The Objective, El Cultural y El Asombrario. Es también editor externo en el Grupo Planeta y redactor de informes literarios en la editorial Acantilado. Ha traducido, entre otros, a Francis Fukuyama, Jonathan Haidt, Bob Woodward, al marqués de Sade, William Kotzwinkle, H.D. Thoreau o Norman Mailer, cuyo libro ‘Miami y el sitio de Chicago’, prologó. Ha prologado la más reciente edición de ‘Viaje a la aldea del crimen’, de Ramón J. Sender. Fue traductor becado del Colegio Internacional de Traductores Literarios de Francia, en Àrles. Antes de eso, fue librero y se licenció en Economía.

Category

Notas de libros

Tags