En su última intervención en el Pleno del Congreso de los Diputados en el que se daba cuenta de la situación de España durante el Estado de Alarma, el diputado Íñigo Errejón llamó la atención sobre la necesidad de prestar atención al estado de ánimo de los españoles tras este año de pandemia: «La cuarta ola va a ser la de la salud mental», dijo, recordando los efectos de la crisis menos evidentes pero más persistentes: «El 65% de la población española tiene síntomas de ansiedad o cuadros depresivos». […] El sistema de emergencias médicas ha registrado este año un 130% más de consultas sobre depresión, malestar emocional y ansiedad, y se ha disparado el consumo de medicamentos al respecto».