Si uno vuelve a los discursos de Vladimir Putin durante los meses previos a la invasión, encuentra que el presidente ruso ha ido anunciando, poco a poco, lo que haría. Hay quienes en esa claridad han querido ver el reverso de la supuesta hipocresía occidental en la que habría planos separados entre los discursos bonitos y las realidades feas.