Se pregunta Manuel Cruz (Barcelona, 1951) en La flecha (sin blanco) de la historia (Anagrama) si “el futuro no habrá acabado por revelarse como el más desmesurado e inoperante de los sueños”. El ensayo del filósofo –y actualmente diputado socialista en el Congreso– ha sido reconocido con el último Premio de Ensayo Miguel de Unamuno, e indaga en el inesperado derrumbe de la idea de progreso que dábamos por segura y lineal. Denuncia la relegación de la política frente a los dictados económicos, pero critica a su vez el simplismo de la crítica al sistema en una realidad que reconoce compleja e inasible. ¿La competencia asiática? ¿La disrupción tecnológica? Todo contribuye a explicar la situación, pero nada termina por perfilar un contorno nítido de la malaise occidental.