La tecnología nos mejora la vida. Es tan evidente que ponerse a enumerar pruebas de ello supone restarle contundencia a su verdad. Si tenemos un problema con la tecnología no es tanto por ellas en tanto herramientas como por la dificultad de establecer fines a su altura. Ahora que Facebook está inmerso en la presentación e implantación de lo que la compañía ha denominado como «metaverso», volvemos a tener un buen ejemplo de ello.