En las últimas semanas hemos recordado con frecuencia la evolución de España en los últimos cuarenta años. La victoria por mayoría absoluta del PSOE de Felipe González ha dado lugar a balances dispares sobre una obra de gobierno que se prolongó durante casi catorce años. Unos años que comienzan apenas unos meses después del Mundial de Fútbol de 1982, celebrado en nuestro país y ganado por Italia.