A finales de junio, hace apenas unos días, Turquía sellaba su reconciliación con Israel tras la ruptura de relaciones por el asalto a la flotilla en 2010 que se dirigía a Gaza. Pocos días después, normalizaba públicamente sus relaciones con Rusia tras el derribo de un avión ruso en la frontera turco-siria en 2015. El 18 de marzo, firmaba un acuerdo con la UE de extrema importancia para la gestión de la crisis de los refugiados y la supervivencia de la propia Unión, entonces pendiente del Brexit. Es decir, en cuatro meses, Turquía ha firmado algunos de los acuerdos geopolíticos más trascendentales de los últimos años. Y algunos de los más impopulares para su opinión pública y para las nuestras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Category

articulos