No por ya comentado deja de resultar sorprendente la normalidad con la que muchos han asumido la petición de diálogo que el PP, por boca de su presidente y candidato a la investidura a la Presidencia del Gobierno, ha hecho a Junts, la formación más intransigente del independentismo catalán con representación parlamentaria en el Congreso.