“Se había metido tanto en el papel de fascista que lo representaba con total sinceridad”. Así describe el narrador al poeta americano Ezra Pound, personaje principal sobre el que gira El espía (Anagrama), novela de Justo Navarro que adquiere estos días de abril y nueva guerra fría plena actualidad. En ella, el autor juega con la idea, no del todo descabellada, de que el poeta fuera en realidad, pese a su declarada y radiodifundida filiación mussoliniana, un agente doble al servicio de su patria, que al final del conflicto lo trató como a un traidor que ha perdido el juicio y no como a un criminal o un traidor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Category

articulos, entrevistas