El anuncio del pacto tripartito del nuevo Gobierno alemán entre socialdemócratas, verdes y liberales coincide estos días con la atención mediática que sigue despertando el fenómeno conocido como la Gran Renuncia. Millones de personas en todo el mundo, con especial fuerza en Estados Unidos, están abandonando sus trabajos, sin que haya una explicación causal específica. De fondo, se especula con el punto de inflexión que supuso para muchos la pandemia, momento de reflexión obligado sobre el sentido de la vida y, por tanto, del empleo al que dedicamos tantas horas, además de oportunidad de ahorro para quien tenía la posibilidad de teletrabajar. Sea como fuere, hay mucha gente que, apenas ha podido, ha dejado su trabajo, generando así un problema en determinados sectores, que insisten en afirmar que no son capaces de cubrir sus necesidades, incluso aumentando los salarios.