El autor, defensor de la idea de que el genio y el liderazgo requieren del extrañamiento –e incluso del desprecio– de la persona hacia su época y sus coetáneos, continúa su serie de perfiles de genios solitarios e irascibles de distintas disciplinas artísticas, la política y la ciencia. A Gustav Mahler le sigue el médico húngaro Ignac Semmelweis, descubridor de la necesidad de la asepsia y precursos de Pasteur en los métodos para evitar las infecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Category

articulos