En enero de 2017, días antes de la toma de posesión de Donald Trump, Buzz Feed publicó el ‘Informe Steele’, un documento de inteligencia privada basado en fuentes bien situadas en la administración rusa que ya circulaba en la comunidad de inteligencia. Sus 35 páginas detallaban la relación del presidente electo con el Kremlin, vínculo que se remontaba a un primer viaje empresarial en 1987 a la URSS a partir del cual, según el relato del ex agente del MI6 británico que daba nombre al informe, la inteligencia rusa habría establecido una dependencia sospechosa basada en el chantaje o kompromat con el magnate neoyorkino.