Empiezo a pensar que las listas de recomendaciones de libros son, en realidad, una falta de respeto al lector. Presuponemos que no tiene ya un criterio, o que el tuyo le debe importar algo. Y, por otro, obviamos que la mayoría de lectores habituales tiene el mismo problema que sufres tú, la angustia por exceso de libros que le interesan y no tendrá tiempo de leer, a pesar de que en muchos casos el libro lleva años comprado. No obstante, reniego de la pureza y me siento a gusto con algunas contradicciones, así que me tomo la osadía de recomendar tres libros (¡breves!) que están ahora en los estantes calmos de los ya leídos.