La imagen mostraba una extensa y ancha fila de personas apiñadas que rodeaba la plaza de España, en Madrid. Unas 7000 personas, según la noticia, hacían cola para optar a uno de los 100 puestos de trabajo que un hotel de cinco estrellas había anunciado que crearía. La razón por la que se produjo dicha imagen, más propia del crash del 29 que de la superación de la Gran Recesión de 2008, no fue porque hubieran citado a todos y cada uno de ellos a una entrevista personal tras un primer corte basado en un currículo enviado digitalmente. Sencillamente, el departamento de recursos humanos explicó que había diseñado el proceso de entrega del resumen laboral como «un casting», seguramente buscando publicidad gratuita por el efecto mediático.