Para más información sobre el libro, pinchar aquí.

  • Son los motores de cambio. Las podemos resumir en cuatro D: demografía, descarbonización, desglobalización y digitalización.
  • En febrero de 2021, la consultora PwC encargó la encuesta en la que participaron más de treinta mil personas representativas de todos los estados laborales posibles y de dieciocho países. ¿Conclusión? Casi el 40% cree que su trabajo quedará obsoleto en cinco años y a seis de cada diez les preocupa que las máquinas les sustituyan. Es lo que muchos llaman «ansiedad tecnológica».
  • Vamos hacia un modelo de aprendizaje basado en proyectos y minuciosos, mucho más práctico.
  • La vida media de una habilidad aprendida es de cinco. La mitad de lo que aprendiste hace cinco años es irrelevante. Casi todo lo que aprendiste hace diez años está obsoleto. Esto está cambiando muy rápido. Las oportunidades de trabajo que existen hoy en día son trabajos del siglo XXI, pero la forma en que la mayoría de la gente realiza estos trabajos sigue estancada en el siglo anterior. Al igual que la forma en que nuestra sociedad forma y educa a las personas.
  • A medida que se automatice el trabajo y que haya cada vez más robots o algoritmos conviviendo con nosotros, lo que quedará para las personas tendrá mucho más que ver con la interpretación, lo imprevisible y la ayuda.
  • Se calcula que en diez años los trabajos en Europa y Estados Unidos podrían requerir hasta el 55% más de tiempo dedicado en habilidades técnicas y el 24% de las horas utilizando habilidades sociales y emocionales. Cada vez usamos menos lo físico, lo manual, pero también las habilidades cognitivas básicas.
  • Es necesario revalorizar el concepto de oficio e impulsar los oficios digitales con programas educativos más cortos y aplicados a la realidad laboral.
  • Para ello propongo crear una escuela nacional de oficios digitales
  • fomentando la proactividad sobre nuestra carrera, la marca personal y la actitud de un profesional que ofrece servicios, aunque sea solo a una empresa. Nuestra nueva vida laboral requerirá de esa mentalidad de autónomo, freelance o emprendedora. Y además no pasará nada en esos tiempos de transición entre un trabajo y otro, más allá de la estrechez económica que te toque vivir.
  • La clave del futuro será la flexibilidad y la capacidad de aprendizaje a lo largo de la vida.
  • La vida mejorará. Nos irá bien. Progresaremos. Viviremos más, trabajaremos menos y mejor. Habrá altos y bajos. Seguirá habiendo ambición, guerras y desigualdad, pero tendremos que esforzarnos en reducirlas. Igual que hemos hecho con la pobreza extrema o la mortalidad infantil. El calentamiento global nos recordará con cada desastre lo mal que lo hicimos. El problema va a ser el futuro más cercano. El de la transición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Category

Notas de libros