Tiene Cartarescu un personaje –en El Mendébil; dejémoslo por escrito– que es un profesor de literatura, uno que vive más por detrás que por delante, donde ocurrió «lo original y tal vez insólito» de su vida, y que se pregunta si no hay más razón para su existencia que haber nacido. Y esa es una cuestión que, tarde o temprano, nos planteamos todos. Solo que algunos lo hacen con mayor frecuencia, claro; se detienen en la idea treinta minutos en lugar de treinta segundos, primero un día y luego otro, y van leyendo y escribiendo, leyendo y escribiendo, hasta llegar al punto de partida con las mismas dudas y alguna nueva. En fin. Hemos venido a hablar de un autor y un libro; un ensayo escrito por Antonio García Maldonado, llamado El final de la aventura, editado por La Caja Books, prologado por Manuel Cruz. Los datos de la solapa, sobre la mesa. Y vamos a las páginas, menos de doscientas, que albergan decepciones y anhelos, miedos y promesas, y un hilo de fondo que es Master and Commander.